D. FERNANDO ROMO MARTÍN

CONFERENCIAS IMPARTIDAS: EL 28/02/2017 – EL 27/02/2019

Fernando Romo Martín es el primer oficial del Arctic Sunrise adquirido en 1995 y conocido como el legendario rompehielos de Greenpeace, este barco irónicamente era un pesquero de focas contr el que Greenpeace incluso había realizado una acción contra él en la Antártida mientras entregaba al gobierno francés equipamiento para construir una pista de aterrizaje a través de una zona poblada por pingüinos

Quien piense que la Antártida era un continente exclusivamente compuesto por hielo  no es así. Debajo del continente helado existe todo un submundo terrestre que contiene lagos subterráneos y ríos.

Barco en el que navega Fernando Romo

Conocido también como «sexto continente», es, si se toma el nivel superficial sobre el nivel del mar actual promedio de su inlandsis, el continente más elevado de la Tierra, con una altitud promedio de 2000 msnm. Alberga alrededor del 80% del agua dulce del planeta. Es también el continente con el promedio de humedad más bajo de la Tierra y el de temperatura promedio más baja.

A día de hoy se han identificado ya más de 400 lagos subglaciales y numerosos ríos y arroyos bajo la capa de hielo de la Antártida. Estos ecosistemas pueden ser extensos y pueden influir en la composición química y biológica del océano Austral. «El medio ambiente subglacial de la Antártida es el mayor humedal de nuestro planeta, dominado totalmente por microorganismos», explicar esto y sus vivencias particulares será lo que constituya esta su segunda conferencia tras la que desarrolló el 28-2-2018.

D.Fernando Romo Martin ,el año 2008  hizo su primera campaña en los barcos de Greenpeace; era un proyecto que tenía como objetivo llamar la atención sobre las redes de deriva en el Mediterráneo. Consistió en por días en el Mar Jónico y confiesa que lo que más le sorprendió fue cómo los pescadores se las tenían que ingeniar con artes de pesca destructivas, navegando más allá de lo que sus barcos eran capaces, para poder conseguir el pescado que sus negocios demandaban.

Fernando Romo Martín

Trabajar en los barcos de Greenpeace le diò la oportunidad de ser testigo de alguno de los problemas ambientales que afectan a nuestro planeta. Por lo que podría decir que todo este tiempo en Greenpeace le ha sido una gran experiencia personal, y a la vez una forma de abrir los ojos a la realidad que nos rodea y de salir de esa burbuja en la que esta sociedad está inmersa.

Como Oficial de navegación su trabajo se desarrolla principalmente en el puente de mando. Además de las guardias de navegación, realiza un trabajo de investigación con el trazado de las rutas para las campañas. Al contrario que un barco convencional, que va de un puerto a otro, con Greenpeace la ruta se adapta a las circunstancias del momento y las demandas de la campaña. En los últimos años los puentes se han sofisticado en los barcos y Greenpeace no se ha quedado atrás. Siempre hay un nuevo sistema o un nuevo programa de ordenador que hay que aprender a manejar. Esto hace que el trabajo sea muy interesante y un continuo reto. Intentamos sacar jugo a cada nuevo equipo que se instala a bordo y los adaptamos a nuestras necesidades. De alguna manera, estos equipos se han transformado en importantes herramientas para las campañas de Greenpeace y gracias a ellos ha mejorado mucho la seguridad de la navegación.

Estaba especialmente interesado en participar en esta campaña que realiza el Arctic Sunrise; creo que la sobrepesca es algo que nos afecta a todos directamente. Muchas veces me veo envuelto en intensas charlas con amigos y familiares acerca de si se debe seguir comiendo pescado y carne al ritmo en que se hace en los países industrializados. Puedo decir que veo a mi alrededor un mar destruido por el egoísmo y la codicia de unos pocos; no se enfrenta esta realidad y a la sociedad actual no le va a quedar más remedio que cambiar los hábitos alimenticios para no colapsar los recursos que todavía nos quedan.

En Enero del 2018, los tripulantes del Arctic Sunrise (uno de los cuatro barcos de Greenpeace que es conocido como “la lavadora”, puesto que es uno de los que más se mueven por el oleaje y que además tiene la característica de ser un rompehielos), estaban afinando los últimos detalles en el muelle Mardones, donde se preparan minuciosamente para zarpar con destino a la Antártica el próximo viernes. Cabe mencionar, que la partida del buque estaba previsto para el jueves, sin embargo, el retraso en la llegada de los submarinos hizo extender a un día más la salida.

Tal acontecimiento estará marcado por un hecho histórico, el cual es que por primera vez el ser humano se sumergirá en las difíciles aguas del mar de Weddell. Dicha travesía tiene como objetivo analizar con detalle lo necesario para que esta zona del mundo sea considerada para la creación de un santuario antártico, para defenderlo así de la amenaza de las pesqueras, la contaminación ambiental y el calentamiento global.

Sería el santuario marino más grande de todos y que tiene una particularidad porque es el lugar con la mayor cantidad de krill que es la base alimenticia de todas las especies de la zona

Para poder generar el consenso que se precisa entre los países que conforman la comisión, hay que entregar evidencias y pruebas del ecosistema del lugar, sobre todo teniendo en cuenta que es poco explorado en una superficie muy vasta y no se han contado hasta ahora con medios avanzados para investigar y ese es el cometido de esta misión.

Se va a enfocar la investigación en las principales tres amenazas que hay en este ecosistema: calentamiento global, presencia de polución proveniente de otras partes del mundo y sobrepesca

Fernando Romo Martín, que señaló que “la expedición  partió de Punta Arenas con 36 tripulantes en total, la mitad es lo que es la tripulación del barco y la otra mitad son científicos y algunos periodistas. Entre los miembros de Greenpeace, tiene 2 científicos, una científica externa de EE.UU. También hay dos pilotos de submarinos, tres técnicos de submarinos y luego una serie de fotógrafos y dos miembros de la BBC”.

Insiste que para él este viaje tiene una relevancia para el futuro de esta zona antártica, ya que “es muy importante porque va a ser la reserva más grande del mundo de aguas internacionales en la Antártica y es trascendente para lo que es la defensa de las zonas marinas donde hay pingüinos, focas y ballenas; también es muy importante por el krill. Como sabemos es relevante para el estado de salud de los océanos y ahora mismo hay toda una presión pesquera en las zonas antárticas. Con esta reserva marina se evita la pesca del krill en esas zonas”.

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close